PSICOSIS y Bernard Herrmann


¿Qué hubiese sido de Psicosis sin la batuta de Hermann (1911-1975? Nadie como él fue capaz de crear sensaciones inquietantes y atmósferas misteriosas. Psicosis no hubiese sido la misma película, al igual que todas en las que participó con directores de la talla de Hitchcock (Con la muerte en los talones, De entre los muertos, Marnie, la ladrona) o Scorsese (Taxi driver, El cabo del miedo).


Goldsmith, el compositor, decía de él: "De Herrmann hay que destacar su capacidad de conjuntar la música con el argumento de la película, pero sin subordinar completamente la música a las imágenes, porque a Herrmann le gustaba que [...] tuviese entidad fuera de la película, que tuviese vida propia." Hermann comenzó sus pasos nada menos que con la música de Ciudadano Kane (1941), pero quizá es en Psicosis donde quedó de forma más indeleble en el inconsciente colectivo, especialmente en la escena del asesinato de Marion Crane en la ducha, donde una orquesta reducida a instrumentos de cuerda recuerda y subraya las cuchilladas que propina Norman Bates a una sorprendida Janet Leigh. Pero este uso de la música fue realmente debido al escaso presupuesto. Él mismo dice: "Escribí la música para los títulos de crédito antes de que Saul Bass hiciera la animación... Luego de los títulos, no pasa mucho más por veinte minutos o más. Las apariencias, por supuesto, son engañosas, porque de hecho la historia empieza inmediatamente con los títulos... Estoy firmemente convencido, y también Hitchcock, que después de los títulos iniciales, uno ya sabe que algo terrible va a suceder. La secuencia de los títulos ya te lo dice, y esa es la función: establecer el drama. No necesitas golpes de platillos...".

Para la famosa escena de la ducha, el director había decidido filmarla sin utilizar ningún tipo de música. Herrmann hizo caso omiso a lo dispuesto por Hitchcock, y utilizando una obra anterior – Sinfonietta for string orchestra, 1935 -, compuso un momento musical realmente intenso, utilizando violines y simulando el sonido de los pájaros (jugando, asimismo, con la identidad del asesino ya que Norman Bates tenía como hobby la taxidermia de aves).

SABIAS QUE...
  • Hitchcock prohibió que se permitiera la entrada de publico una vez empezara la pelicula, según él, para evitar que la gente quedara decepcionada por no ver a una estrella como Janet Leigh, si llegaban después de la escena de la ducha.
  • El filme con un presupuesto de 810.000 dólares, consiguió recaudar en todo el mundo 50 millones de dólares.
  • La sangre que aparece en la ducha, al contrario de lo que suele ser habitual no era salsa de tomate, sino que se utilizó chocolate, ya que tiene una densidad parecida a la de la sangre y no se apreciaba el color, al tratarse de una película en blanco y negro.
  • En 1998, Gus Van Sant realizó un remake idéntico a la película original solo que en color y con otros actores. Anne Heche, Julian Moore, Vince Vaughn y Viggo Mortensen fueron sus protagonistas.

Aquí os dejo un vídeo con la escena de la ducha con y sin la música:



"Me considero un individuo. Odio todos los cultos, las modas y los círculos. Creo que la única música que nace de la genuina emoción personal y de la inspiración está viva y es importante".

Últimas noticias


La opinión