OjO de buey ya es una revista de cine

Ahora OjO de buey es una revista de cine:


OjO de buey se ha convertido en una revista de cine semestral y en formato PDF, que podéis descargar desde esa dirección, además de leerla online y dejar vuestros comentarios.

Aquí os dejo la portada del primer número y enlaces para descargar la revista o verla online.



FEBRERO 2010

OjO de buey se convierte en revista


Hace ya algún tiempo que OjO de buey ha dejado de escribir artículos sobre cine.

La razón es que nos convertimos en revista digital.
OjO de buey pasa a ser una revista de cine de publicación cuatrimestral en formato web y PDF, libre de publicidad y con una intención exclusivamente cultural y educativa.

El primer número sale en enero de 2010 con un monográfico dedicado a la figura del realizador Quentin Tarantino.

La revista incluye las siguientes secciones:

- CINEMASCOPE: sección monográfica.

- EN CORTO: sección dedicada al cortometraje, con análisis de nuevas y decanas propuestas en este formato.

- EL ESPECTADOR: espacio para la crítica de películas de estreno (o no). En formato breve, directo y personal.

- CLOSE UP: crónica emocional de la cinefilia. Secuencias, planos, actores, bandas sonoras, diálogos,...

- RODANDO: repaso por diferentes propuestas cinematográficas, crónicas de rodaje, reportajes, entrevistas, etc.

Si deseas colaborar en OjO de buey, tan sólo debes escribir un email a ojodbuey@gmail.com y contarnos tus ideas.

También podrás dejar tus impresiones mediante comentarios en el blog de la revista:


Esperamos que continues disfrutando de nuestra complicidad cinéfila.


Un novio para Yasmina

Un novio para Yasmina trae un viento fresco a la calurosa y aburrida cartelera de este largo verano de 2008. Se trata de una comedia crítica de carácter realista realizada con escaso presupuesto, suplido con mucha imaginación. La dirección corre a cargo de Irene Cardona, y esta película constituye su verdadera ópera prima, si exceptuamos la elaboración de algunos cortos (alguno tipo documental) muy interesantes y premiados.

No es casualidad que la película recuerde a Solas, de Zambrano, quizá la película sobre mujeres que a Almodóvar le hubiese gustado filmar y firmar. La directora tiene una sólida formación audiovisual coronada con unos estudios en la escuela de cine cubana de San Antonio de los Baños, de donde también salió Benito Zambrano. Esa forma de filmar, realista y comprometida, parece constituir un sello de esa escuela, y bienvenida sea evaluando esas dos películas, pues Un novio para Yasmina puede ser perfectamente el "solas" de la inmigración. Esa forma de filmar, y también esa forma de escribir los guiones, pues debe saberse que en la escuela de cine cubana se le da una importancia capital a la elaboración del guión, y de ahí estos excelentes frutos, verdaderas delicatessen para los buenos paladares del verbo y de la construcción de historias.

A mi juicio, hay cuatro aspectos que destacan en la película: la ambientación (junto con la fotografía), la interpretación, la música y el guión. Para quien conozca la realidad de la inmigración agrícola, así sea en el norte de Cáceres, en las Vegas de Badajoz, en Los Monegros, en El Egido, en la fresa de Huelva o en Lleida, los exteriores seleccionados (calles que lindan con el campo en Montijo y Puebla de la Calzada) se ciñen perfectamente a esa realidad, con los canales, los huertos, las calles encaladas, la conflictividad social, el recelo entre todos, el buen trabajo de las sedes sociales de ayuda al inmigrante, etc.

Las interpretaciones son también más que notables, teniendo en cuenta la escasa experiencia de buena parte del casting. Pese a ello, queda asegurada una ficcionalidad dramática, suponemos que en buena medida gracias a la excelente dirección de actores. Es cierto que algunos destacan, como la protagonista, una más que solvente Sanaa Aloui y José Luis García Pérez, sin olvidarse de Mª Luisa Borruel. Pero todos, sin excepción, están más que correctos. Quiero destacar también la excelente pintura de los personajes con muy pocas pinceladas: el hermano de la protagonista, la familia del policía y, por encima de todos, José Luis García Pérez, que construye un personaje que todos reconocemos, el del joven intelectual resentido contra los estudios superiores, antisistema por definición, ropas holgadas, buena gente, borrachín, pedigüeño y fuera de la realidad.

La música está perfectamente ceñida a la película, desde algunos tonos árabes a la melodía principal que suena en diversos momentos de la película, la cual contribuye a generar un tono de comedia ligera a lo que no lo es en absoluto.

Entre los grandes aciertos, yo me quedo por último con el guión, que corresponde a la directora, Irene Cardona y a Nuria Villazán. Qué decir. Los diálogos son estupendos. Ágiles, ingeniosos, populares, realistas. Van al grano y, de vez en cuando, hacen saltar chispas lapidarias por aquí y por allá. Se trata, por tanto, de una magnífica carta de presentación de estas dos guionistas que, con una mirada femenina perceptible, radiografían una realidad incómoda y logran presentarla en una fina cápsula cómica para que pase mejor por la garganta.

¿Una mirada amable? Creo que no. Atrás quedan Bwana o Matrimonio de conveniencia. Esta película debe situarse junto a Flores de otro mundo de Icíar Bollaín (1999). En Un novio para Yasmina, la protagonista, como admiten algunos personajes, no es un dechado de bondades. Lo tiene muy claro. No duda cuando decide renunciar al amor si no se cumplen sus objetivos. Su nuevo marido no le interesa en absoluto pues ve en él un vago redomado. Los conflictos entre los inmigrantes se describen con solvencia, incluso sus recelos y desconfianzas entre ellos. La crítica a la labor de los ayuntamientos es significativa, así como la exposición de un suceso escolar en el que no se toma partido.

Creo que la película, además, presenta unas magníficas posibilidades educativas para ser exhibida primero y explotada después didácticamente en centros de enseñanza secundaria, asociaciones de padres, escuelas de idiomas, talleres, festivales étnicos, etc. En suma, una más que notable ópera prima para esta directora extremeña. Felicidades para ella y para todo el equipo de producción.

Saludos.

Tanhausser

Entrevista a la directora y a la actriz protagonista



Tráiler


Cine en red [I]


La red es tan tupida que a mínimo que nos despistemos nos hace más estúpidos. Por eso, se hace necesario discriminar, educar la retina para distinguir lo que alimenta de aquello que adormece la inteligencia, pese a cumplir con creces la narcótica función del placebo.

Aquí os dejo algunos primeros platos de REVISTAS DIGITALES DE CINE
que no ofrecen tan sólo un cuidado diseño de producción, sino que también se esmeran en cocinar sus platos con pausa e inteligencia. Esto no resta en absoluto que su sazonada pasión nos niegue degustar sus artículos y propuestas.


Contrapicado es una publicación digital sobre cine que ofrece tanto críticas de los últimos estrenos como estudios sobre directores o temas relacionados con el audiovisual, artículos sobre películas desconocidas para el público nacional o crónicas de festivales. Ya van por el número 26 y creciendo. Juzgad por vosotros mismos.






Tren de sombras, editada también en España, se caracteriza igualmente por una factura técnica y literaria excelentes. No sólo analizan obras o autores, sino que se acercan al panorama cinematográfico actual desde un ojo personal y muy transferible a todo aquel que pase por su web.




Versión Original nos llega en doble formato, papel y digital. Su propuesta es seductora: cada número está dedicado a un tema sobre el que giran todos los artículos. Su web dispone de un área de descargas para disfrutar de cada número en formato pdf. El ethos de VO es la difusión cultural del cine y así lo demuestran poniendo en marcha el Festrival de Cine de Cáceres y editando libros.




Encadena2 ya va por su edición número 55 y, aunque su fuerte es el análisis de autores o alguna de sus obras, los contenidos se diversifican en artículos de actualidad y propuestas en torno al mundo del cine.




Miradas de cine es de estas revistas que nada más entrar en su web ofrece una estética similar al que podría ofrecer una edición en papel: reportajes de actualidad, críticas y análisis de películas y autores, recomendaciones de libros, agenda, y un puñado de elementos más que harán que el buceo entre sus páginas sea prolongado y gratificante. No en vano van por el número 75.




Autozine se presenta con una portada sugestiva y dinámica, aunque de fácil acceso a sus secciones: Entrevista, Zineautores, Necrozine (para los más fetichistas), y además numerosa información sobre todo lo que rodea al séptimo arte (DVD, libros, revistas, webs).





Kane abre su portada con una protohistórica cámara que nos seduce y presenta los contenidos sobrios pero jugosos de esta web: entrevistas, dossier (artículos de temática variada), master class (artículos de reflexión y fondo), historie(s) du cinéma (historietas que recrean el gusto por el cine). Merece caer bajo la mirada de su ojo.



Shangri-la nos remite a horizontes perdidos donde reposar la mente y disfrutar. Estamos ante un blog con estructura de revista de cine, con acceso a sus números en pdf. Comenzaron hace dos años, pero su camino es firme y escribiendo sólo lo que les motiva. Recomendable su carpeta sobre Vértigo, o su apartado Texturas, desde la que dibujan su particular mirada.



La chaqueta metálica: estoy vivo y no tengo miedo


En Kubrick nada es casual, pese a que su cine nos sorprenda. Pongamos por ejemplo La chaqueta metálica. Ya en su arranque todo es creativo, cautivador. Primer fotograma: en negro unas letras tan rotundas como su filmografía. De fondo se abre el tema musical Hello, Vietnam, de Johnny Wright, una dulce canción sobre un soldado que se despide de su amada ante la llamada de América contra los comunistas. Le sigue el título de la película, Full metal jacket (chaqueta totalmente metálica), en clara alusión al recubrimiento de metal que llevan las balas de fusil, del calibre 7,62 mm. Al parecer, Kubrick leyó el término en una revista de armas, y le gustó. Menos mal que al final no acabara titulándose como la novela de Hasford en la que se inspira, The Short Timers (Reclutas de corta duración).

La primera imagen es tan sencilla como reveladora: un recluta mira al infinito con indiferencia y se deja esquilar por un peluquero militar. El potencial simbólico de la imagen es devastador y nos prepara para lo que llegará. Kubrick no nos va a contar una versión convencional de la guerra de Vietnam, pero tampoco se decantará por un panfleto antibelicista al uso. Lo que vamos a ver es diferente. Kubrick no moraliza, como tampoco retoza en un esteticismo vacuo. Las cosas son así, y la cámara debe guiarnos con respeto hacia los personajes, hacia la vida misma, nos guste o no.

Le siguen más imágenes, planos similares de más reclutas dejándose cortar sus cabelleras, en metafórica alusión a la pérdida de libertad que ha de caracterizar a todo buen soldado. Un marine, como bien replicará más tarde el sargento Hartman, no es dueño de nada excepto de su fusil. Ni siquiera tienes derecho a conservar tu nombre. Es así que desde ese día se les conocerá como Cowboy, Bola de Nieve, Bufón (Joker) o Gomer Pyle (Recluta Patoso). El rapado les iguala, ya casi son indistinguibles unos de los otros. Dejan de ser personas, individuos, para ser máquinas pasivas, sin pensamiento. En una escena posterior un coronel le censura a Joker el hecho de llevar una chapa con el símbolo de la paz en su casco, y sin embargo junto a éste ver escrito sin tapujos Nacido para matar. Joker le responde que es un símbolo de la dualidad que reside en todo ser humano. El coronel sentencia tajante: "A mis marines sólo les pido que obedezcan mis órdenes como si fueran la palabra de Dios".

El desfile inicial de reclutas esquilados es un ejemplo de maestría, reconocible en el potencial denotativo de sus imágenes, la coherencia con el tono general que vertebrará toda la obra, y la sencillez con la que está rodada. A su vez, es un recurso inteligente para presentar a los personajes principales y su contexto. Fijaros en esa imagen final en picado, con el pelo de los reclutas esparcido por el suelo. Ya no se nos muestra el rostro silencioso de los soldados. Sólo se revela lo que se irá con ellos, su identidad, aquella que deberán recobrar a lo largo del resto de metraje.


Escena inicial

Si relacionamos este arranque con la escena final, el conjunto adquiere una significación relevante. Es de noche, los soldados regresan de una dura jornada. Al fondo las llamas lo arrasan todo e iluminan las sombras de los marines. La voz de Joker declara sereno: "Por hoy ya hemos inscrito de sobra con nuestro nombre en las páginas de la historia". Y prosigue: "Nos largamos hacia el río Perfume para pasar allí la noche". La cámara se acerca poco a poco a esos soldados que regresan, o más bien, vienen de mirar la muerte y sobrevivirla. Por eso, mientras caminan sin prisa y sin pausa, cantan, o más bien entonan, ya sin la virulencia marcial que les enseñara en su día el coronel durante la instrucción. Entonan, de noche pero iluminados por las ruinas de lo que dejan atrás, un himno porque están vivos. Pero no es un himno solemne, es una parodia de una marcha militar que sustituye lo de M-I-C K-E-Y M-O-U-S-E por F-U-C K-E-D A-G-A-I-N. La Marcha de Mickey Mouse era una sintonía del programa de TV de los cincuenta El Club de Mickey Mouse.

M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E

Déjanos siempre llevar muy alta nuestra bandera.
Chicos y chicas de allá y de aquí.
A todos os damos la bienvenida.

M-I-C-K-E-Y M-O-U-S-E
¿Quién es el jefe del club...?

Y concluye Joker: "Mi cabeza vuelve a estar ocupada por los sueños eróticos y los pezones duros de Carmen Calientapollas, y la fantasía del gran follar del regreso. Estoy tan feliz de seguir vivo de una pieza, y a punto. Este mundo es una puta mierda, sí. Pero estoy vivo. Y no tengo miedo."

Se parodia el cantoral patriótico para vanalizarlo a ras del soldado, para devolver al discurso de la deshumanización del ser humano el contrapunto de las ganas de vivir y haberlo contado. Lo que queda tras el humo de la guerra es el soldado que regresa, un ser humano sin miedo. Atrás queda el recluta silencioso y adocenado del comienzo.


Escena final

Kubrick se une con este final a toda una tradición dentro del cine antibelicista en el que el eje discursivo se centra en la defensa del individuo frente al sinsentido de la guerra. No estamos aquí por nadie, sólo queremos sobrevivir, volver a casa. Sin embargo, pocos como Kubrick han sabido desligarse del tono moral, patriótico o complaciente que seguirá acompañando al género décadas después. Incluso un excelente realizador como Spielberg no pudo sustraerse en Salvar al soldado Ryan a ese tono patriótico. Hay que salvar a Ryan porque salvándolo salvamos una forma de vida, la americana, que respeta a cada individuo como único (criatura de Dios, para ser más exactos). Además, ningún soldado deja a otro en la estacada.

Kubrick, sin embargo, elude el patriotismo naif de Spielberg, bordeando el discurso hacia un plano casi antropológico. La voluntad del ser humano frente a la hostilidad de un mundo feroz, descerebrado, del que sólo cabe sustraerse amando seguir vivo, si es que se puede. El resto de argumentos son falacias, como las que destila la revista Barra y Estrellas a cuyo equipo destinan a Joker para deformar la realidad de la guerra a mayor gloria del Estado.

El cine de Kubrick se esfuerza por mostrar el poder revolucionario de la imagen limpia, destilada de estereotipos, mientras que el populismo de Spielberg le lleva a declinarse por la resultona garantía de la demostración.

Últimas noticias


La opinión