La Science des rêves


La crónica del mundo onírico en la siempre visión fantástica de Michel Gondry.

Tras la expléndida Eternal sunshine of the spotless mind, en esta ocasión revisa la difícil relación de amor entre dos seres perdidos en un mundo demasiado real.

A caballo (de tela y con pespuntes) entre la inaguantable rutina y la sugestiva realidad de los sueños, los personajes deambulan sin rumbo fijo, navegando (en un barco sobre un mar de agua de felofán) hacia el destino de su imaginación, que irremisiblemente acaba antes de conseguir un estado de felicidad plena y duradera.

Ternura y cariño envueltos en paquetes inventados, que provocan la sonrisa del espectador al que no le guste ver un teatro de marionetas, con los ojos del niño que todos hemos sido.

2 comentarios:

ojo de buey dijo...

Empatizo totalmente con la idea de que la mayor aportación -aunque a mi parecer frustrada por Gondry- es hacernos regresar a aquellos paisajes imaginarios que poblaron un día con inocencia nuestra infancia (no siempre feliz). La elección de los materiales con los que se elabora el mundo onírico lo hacen evidente, más allá de la propia personalidad del personaje de Gael.

Me alegra que disfrutaras, como espero yo disfrutar de posteriores propuestas de este prometedor realizador.

Gracias por tu aportación.

Nos vemos en el cine...

HECTOR dijo...

Gran director de anuncios y de videoclips, como director de cine aún tiene que demostrar mucho.

Últimas noticias


La opinión