Dobladores made in Spain


A menudo, cuando pensamos en la industria del cine, se nos descuelga de la lista la labor excelente de los dobladores, denostados por los puristas de la V.O. (con o sin subtítulos), aunque agradecida por la mayoría de los que no saben idiomas o no quieren leer además de ver.

Desde la estupenda web ElDoblaje he podido comprender algunos de sus problemas y peticiones. Entre ellas defienden la no injerencia de los famosos, sean o no del mundo del cine, en la labor profesional de los dobladores. Desde hace tiempo, los productores o los directores ven con agrado el doblaje de personajes
en voz de famosos a través de los cuales creen atraer con más seguridad al espectador. Desde esta web, los dobladores piden al espectador empatía con la labor de estos profesionales, así como una mayor conciencia de que un buen doblaje asegura una calidad artística mayor. Aquí os dejo un enlace para que os unáis a su petición.

Por otro lado, también reivindican la calidad del doblaje
original de una película cuando es transformada en DVD. No es raro encontrar un DVD con doblaje de pésima calidad, o sin criterios artísticos dignos. Esta petición busca aumentar la calidad y originalidad debida al autor (director) de la obra, así como asegurar a los espectadores una copia fidedigna con todos los criterios deseados por su autor en el momento de su creación.

Todos aquellos que queráis apoyar estas reivindicaciones o alguna de ellas, pinchad en las peticiones y leed más atentamente las reflexiones que los dobladores hacen acerca de la calidad artística dentro del cine. No está de más pensar que cuando vamos a ver una película no sólo nos ofrecen un modo de entretenimiento, sino una obra de arte (más o menos agraciada, pero a fin de cuentas un arte).

2 comentarios:

Tanhausser dijo...

Hola, amigos, soy Tanhausser. Desde luego, lo mejor es saber idiomas, pero parece harto difícil conocer todos los idiomas del mundo, de modo que el doblaje o la V.O. subtitulada resultan necesarios si se desea conocer otras cinematografías. Hasta aquí blanco y en botella. La cuestión está clara, entonces, y consiste en una alternativa: si se prefiere doblaje o V.O. subtitulada. Todas las opciones son legítimas. Los argumentos a favor de la V.O. subtitulada son absolutamente convincentes, pues claro está que la voz es un componente decisivo en la interpretación. Sin embargo, yo me inclino por el doblaje, por un buen doblaje profesional, y siempre se ha dicho que España tiene grandes profesionales en el sector. El argumento principal de quienes defendemos esta opción es que, evidentemente, si estamos leyendo en la pantalla nos perdemos buena parte del conjunto visual de la obra, amén de que los subtítulos, generalmente, dejan mucho que desear. Hay que elegir, señores, o te pierdes las modulaciones de la voz de los protagonistas o te pierdes un montón de detalles visuales por estar fijándote en las letras. Para mí no hay color en esta alternativa. Prefiero con dolor de mi corazón perderme los timbres de voz originales (muchos de los cuales los reproducen con asombroso acierto los buenos dobladores) antes que perderme la imagen. La última opción o la primera, ya sabéis, acudir a la Escuela de Idiomas. Menos mal que allí de vez en cuando ponen películas.

Un saludo.

Tanhausser

ANA dijo...

En España la cultura del doblaje es una autentica pasada. Priemro porque casi nadie habla o al menos todo lo bien que quisiera otro idioma) y después porque esta costumbre llva en nuestras salas desde el inicio del cine.

Por eso nosotros reconocemos las voces de nuestros dobladores y no la de los actores, tenemos a actores que nos "reinterpretan" cada film.

¿Qué sería de Bruce Willis sin Ramón Langa? Venga, esta claro que sin esta industria el cine no sería lo que es.

Últimas noticias


La opinión