Ojos [Corten!!!]

Los ojos, tanto en la vida como en el cine, son el espejo del alma. Con ellos, se pueden expresar una gran variedad de emociones las cuales darán vida propia a los personajes de esas historias que tienen a bien relatar los cineastas.

Pero si hay alguien que, a lo largo de su carrera cinematográfica, ha sabido retratar los ojos de una fenomenal manera, ese ha sido el genial Sergio Leone. Difícilmente olvidables son esos planos interminables a los ojos de Charles Bronson y Henry Fonda en el duelo final de Hasta que llegó su hora, o en el desenlace de El Bueno, el Feo y el Malo, con un montaje frenético formado por planos de los ojos y de las armas de Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef.

Ese nerviosismo en los duelos por parte de algunos personajes, la seguridad en sí mismos de otros, el miedo a la muerte de algunos más… Y es que nadie ha sabido darle tanta importancia en el cine a planos de los ojos como se la supo dar Leone a sus fenomenales westerns.

Escrito por Sergio Galietero [desde el blog Corten!!!]

1 comentarios:

Tanhausser dijo...

Estoy muy de acuerdo con tus reflexiones. En efecto, Sergio Leone es muy proclive a realizar primeros planos de los ojos (sólo los ojos), especialmente en los duelos. Su alumno más que aventajado, el propio Clint Eastwood, también lo hace a la manera del gran Leone (y de Siegel, su otro maestro, en El desertor) en películas como El jinete pálido, un auténtico homenaje, y lo ha seguido haciendo en todas sus películas, desde Sin Perdón hasta Millon Dolar Baby. Es una poca de las florituras con la cámara que se permite el gran Clint.
En fin, gracias, amigo, por recordarnos esos ojos.

Últimas noticias


La opinión