Cine: el arte del ilusionismo


Antes de que naciera el cine tal y como lo conocemos hoy, numerosos artilugios intentaron de manera más o menos rudimentaria reproducir imágenes en movimiento. El efecto de percibir figuras en movimiento debió emocionar -e incluso asustar- a los primeros privilegiados que asomaron su ojo perplejo a aquel engendro mágico.

Uno de esos primitivos artefactos fue el zootropo. Inventado en 1834 por William George Horner, estaba compuesto por un cilindro hueco con unos cortes, colocado sobre un eje para darle movilidad. En la superficie del cilindro hay una serie de ranuras equidistantes, y al girarlo, si se mira a través de las ranuras, se ve un dibujo en movimiento.

El zootropo divide el movimiento en partes oscuras -que son las secciones no cortadas- y partes visibles -que son las ranuras a través de las cuales vemos los objetos-. Al combinar imágenes estáticas y zonas oscuras en el giro, se produce la sensación de movimiento. Hoy el cine de animación sigue basándose en el mismo efecto visual. El zootropo sería patentado en 1834 y dos décadas después fue comercializado en Francia (1860) e Inglaterra y los Estados Unidos (1867).


Zootropo

Ya antes del zootropo John Ayrton Paris inventó el taumatropo en Inglaterra en 1824 para demostrar la persistencia de la visión. Consiste en un disco con dos imágenes diferentes en ambos lados y un trozo de cuerda a cada lado del disco. Ambas imágenes se unen estirando la cuerda entre los dedos, haciendo al disco girar y cambiar de cara rápidamente.


Aunque si nos remontamos a la antigüedad ya podemos ver en la cámara oscura el tatarabuelo del cine. En 1544 se observó un eclipse solar mediante una cámara oscura. Pero el uso más común de este artilugio fue servirse de él para proyectar objetos que un pintor pudiera dibujar con más facilidad. Leonardo Da Vinci y Vermeer echaron mano de él.



El cine nace de la ilusión óptica de creer que las imágenes realmente se mueven. El estroboscopio es un instrumento que permite visualizar un objeto que está girando como si estuviera parado o girando muy lentamente. Pero no se mueve, la magia del cine hace posible el movimiento, la vida. No podemos volver al pasado, no podemos revivir a Frankeinstein, pero podemos recrearlo, convertirlo en arte, simulando que está ahí, que el pasado regresa para hablarnos, entretenernos, emocionarnos...


Los antecedentes del cine

Construcción de un zootropo

Montaje de un zootropo

Fabrica tu cámara oscura

Taumátropo [Youtube]

Fabrica tu propio taumátropo

Haz una secuencia animada

2 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Estupendo post: didáctico y ameno.

BUDOKAN dijo...

Qué bonita forma de mostrar otra aproximación al cine. La verdad que este video es muy hermoso. Saludos!

Últimas noticias


La opinión